Oración ¡Buenos días!


El ritmo diario de la Palabra, la oración de los “Buenos días” es momento y oportunidad para hacer silencio, para que nuestros alumnos se inicien en un camino de interioridad, que les llevará al encuentro con Dios.

El encuentro con Dios se va dando en el día a día, se van descubriendo sus llamadas y se va creando conciencia de agradecimiento, de que todo nos viene de Él, de que somos amados, llamados, de que todos somos importantes y únicos a los ojos de Dios, y, por tanto, todos somos en el grupo amados y llamados a amar y nos necesitamos unos a otros. 

El esquema para la oración debe ser sencillo y claro, y no importa que se repita; aunque no descartemos la posibilidad de hacer algo distinto en algún momento, que también es importante y ayuda a dejarse sorprender. 

Comenzamos el día dando gracias a Dios y poniéndolo todo en sus manos. Los alumnos lo captan rápidamente y hacen suyo ese momento, de tal forma, que al inicio ellos pueden ir escuchando al profesor que va guiando la oración, 
pero poco a poco pueden ir desapareciendo sus palabras y ellos mismos seguir el ritmo en silencio y después compartir (por turnos) su acción de gracias y peticiones, pues lo que se comparte nos enriquece a todos y nos une. 

Proponemos unas oraciones para cada día del mes que nos pueden ayudar a orar y llevar una línea común. Aunque se puede hacer también una oración espontánea u otras que dispongamos o creamos más oportunas para el momento. 

En el menú de la izquierda podéis encontrar las oraciones  en presentaciones de Power Point para educación primaria, secundaria y bachillerato.