Misión

Nuestro campo de misión es ilimitado. Se extiende a la Iglesia y al mundo, al servicio de las personas y de la sociedad, buscando llegar al corazón de la persona y luchando por cambiar las estructuras injustas.


Se trata de hacer presente el Evangelio de salvación a todos y en todas las situaciones y circunstancias.
Nuestro deseo es que el poder liberador de Jesús transforme nuestra realidad social, nuestra cultura, nuestra vida cotidiana.
Estamos llamados a contemplar nuestro mundo con la mirada de Dios y comprometer nuestra vida para hacerlo más justo; a ser una comunidad profética con nuestro estilo de vida y nuestro trabajo apostólico;  a transformar nuestra cultura para que sea más humana, más digna y promueva valores alternativos al consumo, el ansia de poder y éxito.

 Los campos prioritarios de nuestra misión en Europa son los jóvenes y los migrantes; en España tenemos varios equipos

apostólicos que trabajan especialmente en los campos de: formación, emigración, jóvenes, familia y comunicación.
A nivel local y personal estamos comprometidos en una rica y diversa pluralidad de campos de misión.
Colaboramos especialmente con la Companía de Jesús a niveles personales y comunitarios  y nuestro deseo es seguir y crecer más en esta colaboración apostólica.