REJUVENECETE COMO EL AGUILA



Amigos, en esta ocasión me es grato hacerles entrega de una hermosa reflexión de nuestro hermano Samuel David Bravo a quien agradezco infinitamente el que me haya autorizado compartirla con ustedes.

“………y como el águila se renueva tu juventud” Salmo 103:5

Por Innumerables ocasiones leemos este Salmo; desde muy pequeño me aprendí este texto de memoria, llamaba la atención en particular la última frase de este texto sobre todo porque no lo entendía muy bien. ¿Qué quería decir eso de “rejuvenecerse como el águila”? ¿Cómo se rejuvenece un águila?

En este pequeño estudio veremos el proceso por el cual pasa el águila en su renovación y porqué el Salmista dice esas palabras.

Un águila según estudios realizados puede llegar a vivir 70 años aproximadamente, pero para llegar a esa edad alrededor de los 35 a 40 años de vida deberá tomar una seria decisión.

A la edad de los 35 a 40 años, sus uñas curvas y flexibles no consiguen alcanzar las presas de las que se alimenta.

Su pico alargado y puntiagudo, también se curva apuntando contra el pecho.

Las alas envejecidas y pesadas por las viejas plumas que se les caen por lo tanto no pueden luchar contra el frío de las cumbres durante el invierno al estar desprotegidas por la pérdida de su plumaje, ¡volar es ahora muy difícil!

Es allí donde el águila debe tomar una decisión, sólo dos alternativas: Morir,….. ó enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

El proceso consiste en volar a la cima de una montaña y refugiarse en un nido próximo a una pared, donde ya no necesite volar. Al conseguir ese lugar el águila empieza a golpear la pared con su pico hasta conseguir arrancárselo siendo este un proceso muy doloroso, luego debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual va a arrancar después su obsoletas uñas, cuando las nuevas uñas comienzan a nacer el águila prosigue arrancándose sus viejas y pesadas plumas hasta que nazca su nuevo y brillante plumaje.

Luego de estos duros 150 días el águila sale victorioso para su famoso vuelo de renovación.

Interesante ¿Verdad?

Ahora. ¿Cómo aplicar estas palabras a la vida de los cristianos?

Debemos preguntarnos: ¿Por qué renovarnos?

El ejemplo del águila ha proporcionado muchas aplicaciones útiles: Muchas veces nos sentimos débiles espiritualmente, no importando la edad o las circunstancias….. “Podemos dejarnos morir” resignándonos como si esto fuera algo natural que llega con el tiempo o podemos optar por la decisión de pasar por un doloroso proceso de renovación desanchando nuestros ya gastados hábitos y esperar por nuevas fuerzas, y así levantar un nuevo vuelo victorioso.

Las circunstancias de la vida en un Cristiano llevan muchas veces a que éste se convierta en Cristiano pasivo y conformista, el primer amor a Dios desaparece y las ganas de buscar y trabajar en el Reino de Dios se vuelven mínimas, los embates de la vida, los problemas, los obstáculos, las tentaciones se convierten en fuertes luchas diarias que desgastan nuestras fuerzas y llegamos a situaciones de conformismos.

Por eso debemos pasar por este proceso de renovación para recuperar nuestras fuerzas y el ánimo de seguir en la lucha que constantemente llevamos, y así mismo decir como lo dijo el Apóstol Pablo; "He combatido el buen combate, he terminado mi carrera, he guardado lo que me confiaron." (2 Tim. 4:6-8).

Y si queremos recibir otra dosis de ánimo, está el pasaje de Isaías 40:29-31:

"El da la fuerza al que está cansado y robustece al que está débil. Mientras los jóvenes se cansan y se fatigan y hasta pueden llegar a caerse, los que en Él confían recuperan fuerzas, y les crecen alas como de águilas. Correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse”


En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.


Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Dios les Bendiga!

Preparado por: Samuel David Bravo


Comments