El papel pintado, también conocido como empapelado o papel mural, es un tipo de papel que se utiliza en decoración de interiores y se coloca sobre las paredes de una habitación cubriéndolas total o parcialmente.

   El papel pintado consiste en una superficie de papel estampada o lisa que se pega a las paredes de una estancia. Suele consistir en diseños uniformes como rayas o cuadros o motivos que se repiten de modo que se pueda colocar un rollo junto al otro manteniendo la armonía visual.


Historia

   El papel pintado procede de Oriente y empezó a llegar a Europa en el siglo XVII gracias al comercio que se mantenía con aquella parte del mundo. Uno de los mejores ejemplos orientales se exhibe en la Casa Harewood del Reino Unido.

   Su primer éxito se produjo con la Revolución industrial gracias al abaratamiento de su fabricación por la mecanización.

   Los papeles han estado de moda en diversas épocas durante el siglo XX. A comienzos de siglo, proliferaban los motivos sencillos, habitualmente, florales. En los años 30 y 40 evolucionaron hacia dibujos geométricos. Finalmente, alcanzaron gran popularidad durante los años 60 y, sobre todo, 70 en que se distribuyeron en gran variedad de colores y diseños.