Compañera de Ánimo

                                                Pregunta: 
                                                Me gustaría una Compañera de Ánimo ahora para que me ayude en mi camino de Restauración. 
                                                ¿Cómo puedo solicitar una Compañera de Ánimo?

Con el fin de asignar una Compañera de Ánimo le pedimos a las mujeres que primero realicen nuestros cursos RSM, Por Fin Hay Esperanza y el de Reconstrucción. Después de que completan el curso de Reconstrucción, podemos emparejar Compañeras de Ánimo. Esto es porque queremos estar seguros de que ambas son afines, como lo fueron Erin y Sue .

Erin y Sue fueron las primeras Compañeras de 
Ánimo y se reunían semanalmente. Sue tuvo su matrimonio restaurado primero que Erin, pero las dos habían estado caminando solas durante mucho tiempo, a lo largo de su viaje de Restauración (Sue durante 5 años y Erin durante unos 18 meses). ¿Por qué? Debido a que el Señor sabía que ambas necesitaban aprender sobre cómo no hablar ningún detalle de sus circunstancias, ni pedir por orientación o apoyo, la una a la otra. En vez de eso, Sue y Erin se reunieron para buscar juntas en la Biblia y compartir lo que Él les había mostrado durante la semana. Esto fue lo que ellas tanto las animó. 

Ellas se encontraron una a la otra, SOLAMENTE cuando Erin estaba lista para ayudar a OTRAS mujeres, y fue cuando el Señor la hizo buscar y encontrar a Sue para ayudar. Aunque Erin estaba cansada y sin ánimo, fue por eso que le pidió al Señor que le enviara a "alguien". Y así fue que, dando la poca fe que le quedaba a Sue, ella se fortaleció y se alentó .

Así que estamos seguros de que cuando hayas completado los dos cursos, RSM y Reconstrucción, buscando al Señor y estés dispuesta a ayudar a los demás, tú y tu Compañera de Ánimo estarán listas para estimularse la una a la otra y mirar al Señor SOLAMENTE. Aunque Erin buscó a Dios por "alguien" porque estaba completamente agotada, fue ayudando a los demás, que ella se renovó para los últimos meses de su camino de restauración.

Además, con el fin de encontrar a una mujer para emparejarla, nos fijamos en sus formularios LQA.

Muchas mujeres nos escriben queriendo una Compañera de Ánimo, después de leer nuestros libros o en el inicio de su camino de restauración. Lamentablemente, en el pasado, cuando hemos asignado una Compañera de Ánimo demasiado rápido, hemos dejado de ver matrimonios restaurados!

Nos dimos cuenta de que es MUY peligroso, ya que muchas mujeres naturalmente comienzan a confiar en su Compañera de Ánimo y no aprenden a confiar plenamente en el Señor. En realidad, una compañera de ánimo no es siempre necesaria, debido a que Él simplemente te quiere solamente para Él y, en realidad, Él anhela responder a cada una de tus oraciones, como dice en este verso:

Isaías 30:18 “Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad; por eso se levanta para mostrarles compasión. Porque el Señor es un Dios de *justicia. ¡*Dichosos todos los que en Él esperan!” 

La última línea explica cuándo Dios comienza a moverse y a bendecirte: Cuando empiezas anhelarlo sólo El.

Sin embargo, durante un tiempo, debido a la presión de las mujeres que deseaban desesperadamente una Compañera de Ánimo, asignamos compañeras demasiado pronto y, como hemos dicho antes, las restauraciones se detuvieron. Sólo cuando empezamos a asignar Compañeras de Ánimo de acuerdo a lo que Él nos mostraba, dejándonos guiar por Él y asignándolas cuando Él quería asignarlas fue que funcionó!

Durante más de 20 años en ¨Restaurando Matrimonios¨, una vez que hemos hecho a SU manera, empezamos a ver MÁS matrimonios restaurados de nuevo!

¿Cuál es SU manera? SU manera es para nosotros crear primero una base sólida y ver que su relación con Él está donde tiene que estar. Es por eso que comenzamos a asignar Compañeras de Ánimo sólo después de que terminan el curso de Reconstrucción. 

Ahí es cuando vemos:

Primero, que han establecido una relación fuerte con el Señor.
Segundo, que están bien fundadas en los principios de Restauración, para que en lugar de centrarse en y hablando de su situación personal, se centren en alentarse unas a otras con el objetivo de ayudar a la OTRA persona, porque ninguna de ustedes "necesita " ayuda de ustedes mismas, porque toda su ayuda viene directamente del Señor!

Para el momento en que hayas completado el curso de Reconstrucción de su Camino de Restauración, te darás cuenta de que has cambiado tanto que no sientes que "necesitas" una Compañera de Ánimo, porque estarás en un lugar donde el SEÑOR es todo lo que necesitas o quieres.

Así es cómo nos damos cuenta de que es hora de emparejar Compañeras de Ánimo, ya que el objetivo de esto es ayudar a la OTRA persona.

Esta es la VERDAD que queremos que usted pueda aprender y vivir, porque este es el principio clave que necesitas aplicar a tu relación matrimonial. Tan pronto como te das cuenta de que no "necesitas" a tu marido, porque tienes al Señor que cumple todas tus necesidades, entonces Dios sabe que es hora de volver a tu marido a casa y a ti, nuevamente.

¿Por qué?

Porque Él sabe que tú no serás, ni te mostrarás necesitada (cosa que los hombres odian), ni serás vulnerable (motivo para ser utilizada, maltratada y rechazada) TODO debido a tu increíble relación con Él. Espero que esto te ayude!

                                                  "Sí!! Muchas gracias por esta verdad ... Amén !!!! Estoy de acuerdo y voy a seguir mi viaje como Él dice ... Dios bendiga este ministerio !!!!"
                                                   Toni en Maryland




Compañera de Ánimo


¿Te sientes terriblemente sola?

¿Nadie parece entender o no le importa?

Asegúrate. Cuando empecé Ministerio de Restauración hace más de dos décadas, todo el mundo pensó que estaba loca y que yo estaba tratando de hacer algo que era imposible!!

En 1990, después de un año sintiéndome que estaba tan loca como la gente decía, grité para que alguien entendiera lo que estaba pasando. El Señor me envió de inmediato su ayuda: Primero, Él me envió  Su Palabra (la Biblia, mi marido había quedado atrás), que me guió y me consoló. Lo que Él me enseñó es lo que está escrito y documentado en nuestros libros y videos .

Luego, alrededor de un año más tarde, una vez que tuve una base sólida de la verdad y una relación cercana e íntima con el Señor, Él trajo una amiga muy especial en mi vida que me enteré estaba pasando por la misma situación que yo. Sue y yo nos hicimos, las primeras Compañeras de Ánimo en nuestro Ministerio, para caminar conmigo en mi viaje de Restauración!!

Después de experimentar un desastre tras otro, sabía que nunca volvería a ir a otro consejero. 
Mi marido y yo habíamos tratado consejería desde el principio de nuestro matrimonio—y cada vez experimentamos aún más destrucción, debilitando nuestra relación!! Ninguno de los consejeros había experimentado un matrimonio restaurado por sí mismos, así que no me sorprende lo que me dijeron, lo que empeoró las cosas!! Tenía que encontrar la manera dura de que los consejeros "licenciados" que me daban consejos ni siquiera habían aplicado el mismo consejo a su propia vida o matrimonio! ¿Cuántas veces había cometido el terrible error de seguir los consejos de otras personas, que a la larga hizo que mi vida y mi matrimonio empeoraran?!

Yo tampoco necesitaba que alguien me dijera las cosas que estaban basadas ​​en la psicología y la mezclaban con el Cristianismo, incluso si la persona era un Cristiano o un pastor!  Realmente, lo que necesitaba era la verdad de la Palabra de Dios.

No sólo eran los consejeros diciéndome cosas que me estaban destruyendo, también fui con algunos de los mejores predicadores en nuestra área . Empecé con mi propio pastor que no tenía ni idea de cómo ayudarme, a pesar de que poco después me enteré de que se dirigía a las iglesias de todo nuestro estado!  Este pastor muy respetado y admirado simplemente se sentó en estado de shock, porque yo aún seguía manteniendo el deseo de que mi matrimonio fuera restaurado, después de que compartí mi situación con él. Y su consejo, el cuál yo tomé, pero rápidamente me arrepentí, fue unirme al grupo de solteros en nuestra iglesia, sabiendo él que yo todavía estaba casada legalmente!!

Después del fiasco del grupo de solteros, me tomó un año completo para sentir realmente la necesidad de encontrar a alguien que no pensara que yo estaba loca, pero no confiaba en nadie. En el punto de tener que recuperarme de un mal consejo, yo no quería que nadie hiciera mi situación aún peor de lo que ya era. Fue entonces cuando clamé a Dios por alguien, una sola mujer, que no pensara que yo estaba loca!! Y Él lo hizo!


 
Un amiga llamada Sue

Artículo escrito para la revista Guidepost  por Erin Thiele


Había sido una maravillosa cena de aniversario. Nosotros y la otra pareja teníamos mucho en común. Reviví la noche y no quería despertar. No podía recordar haber estado tan feliz .

Deslicé mi pie a través de las sábanas para tocar los pies de mi marido y extendí mi mano sobre la cama. Yo simplemente pensé "Él ya debe haberse levantado, y tan temprano."

Cuando oí la puerta del dormitorio crujir abierta, vi a mi marido parado en la puerta agarrando una pequeña maleta en la mano.

"¿A dónde vas?", Le pregunté sorprendida. "Voy a Orlando " dijo Dave* fríamente. "Y cuando vuelva, me mudaré a mi propio apartamento". Con eso se dio la vuelta y desapareció. El shock me dominó. La cabeza me daba vueltas. Mi fe en nuestro matrimonio había sido tan alta... ¿Qué salió mal? ¿Por qué el cambio de repente?

Habían pasado diecisiete meses que había montado la montaña rusa, que comenzó cuando me enteré de la otra mujer. Todo lo que sabía es que quería bajarme.

Durante los primeros meses de nuestra separación, por más que traté de hacer algo, más me parecía empeorar las cosas. Me encontré a mí misma constantemente en mi Biblia tratando de encontrar paz y consuelo. Fue allí donde descubrí los versos sobre la mujer contenciosa. Después de leer sobre ella, no había ninguna duda en mi mente que yo era esa mujer contenciosa que Proverbios habló . Así que ¿por qué no quería Dave dejarme y vivir en el desierto, o vivir en un rincón de la azotea? Si sólo tuviera un poco más de tiempo para cambiar, tiempo para reagruparnos, pero no había tiempo. Él ya se había ido. Yo oré fervientemente para que Dios me ayudara.

Casi un año después, cuando Dave todavía no estaba, es cuando realmente comencé a entrar en pánico. Decidí ayudar a Dios a lo largo de este tiempo. Idee un plan y le dije a Dios al respecto. Le dije que todo lo que tendría que hacer era embarazarme durante la visita de Navidad de Dave. Dave amaba a los niños, y sin duda volvería a mí. Todo salió como había planeado. Cuando se enteró de mi embarazo, se mudó de vuelta a casa. Sin embargo, lo que no había planeado era un aborto involuntario. El mismo día que llegó empecé a perder el bebé. Mi plan había fracasado. Él estaba en casa, pero distante, a excepción de la noche de nuestro aniversario. Esa noche fue gloriosamente feliz, esperanzado.

Cuando por fin me levanté de la cama, nuestros cuatro hijos todavía estaban durmiendo. Bajé las escaleras mirando por la ventana en el pasto brumoso detrás de nuestra casa. A través de mis lágrimas, le supliqué: "Dios, tu dijiste que 'Nada era imposible para ti’, Tu dijiste que "si tuviera fe, podría mover montañas". Tu dijiste que "nunca me darías más de lo que podía soportar'!"

Esa mañana mientras leía mi Biblia, me di cuenta de las diferentes ocasiones en que algunos de los personajes bíblicos pasó algunas situaciones difíciles con la ayuda de otro . El apóstol Pablo necesitaba ayuda en la cárcel, el rey David y Jonatan, incluso el mismo Jesús buscó sus siete apóstoles para acompañarlo por las calles de Jerusalén. Bajé la cabeza y oré: "Señor, cuando Dave se fue esta mañana la poca fe que me quedaba se fue también. Por favor, envíame alguien, cualquiera, que me ayude a pasar esta situación. Alguien que no piense que lo que estoy haciendo es una locura".

Mi mente saltó hacia atrás cuando comencé a creer que Dios quería que yo restaurará mi matrimonio. Todo el mundo que me habló ​​dijo lo mismo, "Erin, no hay esperanza. Es la voluntad de Dave dejarte. Dave está feliz. Tienes que seguir adelante con tu vida". Algunos incluso me dieron sugerencias para llamar su atención. Todo había terminado en desastre. Pero en algún lugar muy dentro de mi, aún había una pequeña chispa de esperanza.... tal vez Dios enviará a alguien para que me ayude.

Unos días más tarde, cuando estaba planchando, una cara de una mujer vino a mi mente. Era una mujer que nunca había conocido. Ella estaba en un estudio bíblico para mujeres que yo estaba asistiendo. En lugar de esperar para el siguiente miércoles por la mañana, llamé a mi maestra y le pedí su número de teléfono. Ella me dijo que su nombre era "Sue", y que también la había llamado pidiéndole mi número!

Mi corazón estaba latiendo fuera de mi pecho mientras yo marcaba el teléfono. ¿Qué iba a decir? ¿Cómo iba yo introducir el tema? Cuando ella respondió, simplemente le pregunté si quería acompañarme a cenar la noche siguiente .

Nos sentamos en la mesa y yo comencé: "Sue, yo creo que estamos viviendo una situación similar en nuestras vidas". Empecé a decirle que mi marido me había dejado recientemente de nuevo y estaba oración para que alguien me ayudara. Sue sonrió, pero se sentó en silencio. Pensaba si había cometido un error terrible y vergonzoso. Entonces ella finalmente habló: "Erin, mi marido me dejó hace cinco años. Él vive en otro estado, y creo que él está viviendo con otra mujer. Sigo creyendo que hay esperanza, pero yo estaba empezando a sentirme cansada. Apenas la semana pasada mi hija se casó y mi marido llegó a la boda. Mientras estábamos en la línea de recepción se inclinó hacia a mi y me preguntó en voz baja sobre el divorcio. Le dije que era difícil para mí pensar en eso en ese momento, que si podíamos hablar de eso más tarde. Fue esa noche cuando yo también oré para que alguien me ayudara¨.

Esa noche en el restaurante nos pasamos horas hablando de todo lo que el Señor nos había traído hasta aquí y comparamos notas. Era increíble las similitudes en nuestras situaciones. Ambas nos marchamos esa noche con mucho ánimo y planeamos reunirnos la semana siguiente en un restaurante local de comida rápida.

Desde esa noche nos reunimos todos los viernes por la noche y era el punto culminante de mi semana. Trajimos todas las Biblias que poseemos, y estudiamos minuciosamente las Escrituras para encontrar las respuestas a todos nuestras problemas y nuestras muchas preguntas .

Alrededor de un mes después, resulta que Dave me llamó para decirme que iba a venir el viernes en lugar de su habitual Sábado. Me tomó por sorpresa y mi corazón se hundió. Pasar tiempo con Sue y nuestras Biblias me trajo la única paz para cada semana. Cuando no respondí de inmediato, luego balbucee, "Oh, está bien". Esto puso a Dave sospechoso.

Normalmente, después de que los niños estaban en la cama, Dave se iba rápido para volver con la mujer con la que vivía. Pero esa noche, en lugar de irse volvió a enfrentarme diciendo que él sabía que yo estaba saliendo con alguien y que por eso dudé cuando quiso venir la noche del viernes. Él me dijo que ni siquiera tengo el mismo aspecto, que mi rostro estaba radiante. Dave me dijo que podía ver que estaba enamorada.

Me tomó un tiempo para decir algo, lo que le llevó a no creer verdaderamente mi explicación. El "amor" que vio no era para cualquier persona, sino para el Señor, a quien Sue y yo buscamos por ayuda durante nuestra semana. No sólo empezamos a verter sobre la Biblia, nosotros ya no estábamos preocupadas con nuestros maridos, como habíamos estado. En vez de eso, compartimos lo real que el Señor se estaba convirtiendo en nuestras vidas, comparando notas, y dándonos cuenta que la indigencia ya no estaba allí. Ya no estábamos desesperadas para que nuestros maridos regresaran y habíamos encontrado el amor que honestamente había "echado fuera todo temor."

Cuando finalmente le respondí, lo hice con una ligera sonrisa: "Yo no me encuentro con un hombre los viernes por la noche", le dije con una sonrisa, "me encuentro con una amiga. Su nombre es Sue." Inmediatamente pude ver los celos, lo que me resultó tan extraño, ya que desde hacía meses, una vez que se supo la verdad acerca de la otra mujer con la que había estado involucrado y ahora estaban viviendo juntos, él me había dicho innumerables veces que siguiera adelante e incluso que "encontrar a alguien." Si él sinceramente quería que yo siguiera adelante y encontrara a alguien, ¿Por qué  me estaba cuestionando? ¿Por qué no simplemente respiraba un suspiro de alivio?

Riendo en voz alta no ayudó a convencer a Dave que no estaba viendo a un hombre. Lo que él dijo que me hizo reír así fue: "Oh, por supuesto! Un hombre llamado Sue!! ", refiriéndose, por supuesto, a una canción de música country.

Cinco meses después de que Sue y yo tuviéramos la primera reunión, ella me llamó el viernes por la tarde: "Erin, no voy a poder cumplir contigo esta noche". Mi corazón cayó. Entonces ella dijo: "Erin, mi marido ha regresado!" Mi emoción al escuchar esas palabras era indescriptible! Habíamos llegado a ser tan cercanas
como amigas y era como si me hubiera ocurrido a mí misma.

A la semana siguiente yo vi el esposo de Sue brevemente en una conferencia que ella y yo habíamos planeado asistir juntas. La mayor parte del tiempo durante la reunión mi mente vagaba mientras los veía a los dos sentados juntos, tomados de la mano, felices. Después de la reunión se me acercaron y conocí al esposo de Sue por primera vez. Mirándome en una manera intensa, dijo: "Erin, quiero decirte que a pesar de que tu marido dice que no te quiere, si te quiere. Y si lo estás tratando la mitad de amablemente como Sue me estaba tratando, con amor, aunque yo la traté horriblemente; él estará de regreso. No te rindas".

Viendo el milagro de Sue, junto con las palabras de aliento de su marido, me apoyó a través de algunas de mis horas más oscuras. Sólo meses después de Sue y yo reunirnos por última vez, mi marido se divorció de mí una semana después de la conferencia .

Aunque parecía mucho tiempo en ese momento, era sólo cinco meses del milagro de Sue cuando recibí otra llamada telefónica inesperada, esta vez, muy tarde en la noche. Fue Dave y me di cuenta de que estaba llamando desde un teléfono público, porque había ruido de tráfico, y me dijo: "Erin, si fue verdad lo que dijiste acerca de perdonarme. Si aún me quieres y todavía quieres que vuelva a casa, voy a volver a casa mañana por la mañana".

Cuando colgué el teléfono, miré hacia el cielo, "Gracias Señor por no dejarme ni abandonarme. Gracias por traer a mi marido a casa - y - Señor gracias por enviarme mi amiga llamada Sue " .



El papel de una Compañera de Ánimo

Fue alrededor de un año más tarde en mi viaje de Restauración de mi Matrimonio que encontré a mi Compañera de Ánimo Sue. Yo había llegado a la final de mi misma y me di cuenta de que ya no podía "hacerlo sola", sin otra persona que no creyera que yo estaba loca por querer restauración. Yo había estado con los consejeros, con mi pastor, y cada vez no sólo me fui con menos esperanza, sus consejos siempre destruyeron aún más mi matrimonio! ~ Erin

Realmente me sentí como que yo era la única persona que estaba pasando por esta prueba tan terrible y yo necesitaba a alguien que entendiera lo que estaba pasando! Con alguien que pudiera hablar. El Señor nunca me dejó encontrar a Sue hasta que estuve bien fundamentada y hasta que el Señor se dio cuenta que yo estaba comprometida con Él. Una vez que había llegado tan lejos en mi viaje de Restauración, yo estaba en mi cuarto de oración y vi una visión de una mujer que había visto, pero nunca conocí personalmente, en un estudio de la Biblia que había asistido.

No tenía idea de cuál era su nombre o cómo ponerme en contacto con ella, pero de alguna manera supe que era alguien que entendería y que el Señor me daba como una respuesta a mi oración. Cuando le pedí a Dios confirmación de que yo estaba escuchándolo correctamente, Él me llevó a mi viejo cuaderno donde vi el número de teléfono de mi profesora de estudios bíblicos. Cuando llamé, balbuceé tratando de averiguar cómo pedir para esta mujer que no sabía siquiera su nombre, o cómo describirla y también una razón por la que quería ponerme en contacto con ella. Mi maestra interrumpió y dijo: " Su nombre es Sue y ella ya se contactó conmigo para que le diera tu número de teléfono!!" Ella me dio el número de Sue, le dije un adiós muy rápido y colgué, luego llamé a Sue rápidamente.

Sue y yo nos conocimos por primera vez en un restaurante tranquilo, y aunque al principio nos sentimos muy raras, pronto nos abrimos y compartimos el por qué Dios nos unió. Sue dijo que su esposo había estado "trabajando" en otro estado por los últimos 5 años, volviendo a casa sólo una vez cada pocos meses para una visita de fin de semana, pero sospechaba desde el principio que había otra mujer. A diferencia de mí, ella sabiamente nunca lo confrontó al respecto. Luego compartí mi situación y aproveché para compartir todos mis errores que se sentía tan bien confesar a alguien que no solo, yo no conocía, pero que me entendía. En la mesa oramos la una por la otra y nos pusimos de acuerdo reunirnos todos los viernes por la noche.

Empezamos a reunirnos en un restaurante de comida rápida por horas (en lo que era de todos los demás "noche de cita", una tradición que comenzamos, y luego continuó con nuestros maridos después de que fuimos restaurados). Cada semana nos sentamos en un congelador, una cabina con un excesivo aire acondicionado, estudiando minuciosamente muchas versiones de la Biblia que había extendido sobre la mesa.

Nos reunimos para buscar la verdad sobre todo lo que teníamos: preguntas sobre acerca de nuestros matrimonios, nuestros maridos, quienes estaban lejos, y nuestros hijos. Ella tenía tres hijas adolescentes y yo tuve cuatro: 3 chicos de la edad nueve, siete, cuatro, y una hija de dos. Cuando nos dimos cuenta de que habíamos actuado mal, nos confesamos y oramos la una por la otra, y se podía ver que la sanación se produjo .

Por tanto, confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros para que sean sanados. La oración (súplica) eficaz del justo puede lograr mucho. Santiago 5:16

Le pedimos a Dios que nos mostrara cómo tratar las próximas fiestas, con nuestros maridos cuando visitaron y también cuando no lo hicieron. Encontramos estos versos para confirmar lo que Él nos estaba mostrando, lo que llevó a más sabiduría .

“Vuélvanse a mi reprensión, Y derramaré mi espíritu sobre ustedes; Les haré conocer mis palabras’--Proverbios 1:23. 

Cuando descubrimos esto comenzamos la lectura de un Proverbio cada mañana para obtener: sabiduría. También encontramos este verso que nos abrió los ojos …

“No tengas envidia de los malvados, Ni desees estar con ellos... Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable”---Proverbios 24:1, 3-4

Sabíamos que nos estaba diciendo que no era el momento para desear estar con nuestros maridos. En cambio Él nos quería estar entusiasmadas con nuestra nueva amistad, y lo más importante, entusiasmadas con nuestra relación con el Señor. Y para fomentar nuestra relación más importante, nos pusimos de acuerdo para no llamarnos en cualquier momento durante la semana, así que íbamos a tener cuidado de correr al Señor y no una a la otra.

Parte de Su sabiduría que buscaba saber era cómo tratar la "otra mujer" en las vidas de nuestros maridos: una que sabía que existía y la otra que no estaba segura, pero sospechaba. Todo y todas las preguntas las presentamos a Dios. Los versos que encontramos durante nuestras semanas juntas ahora conforman el Capítulo 14 de "Primero en tirar la piedra" en el libro Restaurar Su Matrimonio que ya ha leído.

En el transcurso del verano el Señor sobrenaturalmente, con amor y paciencia nos mostró un nuevo pasaje en la Biblia que sabíamos era la verdad y por lo tanto seguimos con fe. Y cada vez que lo hicimos, empezamos a ver nuestras restauraciones mejorar!!

Empezamos a reunirnos todos los viernes desde mayo y en septiembre el matrimonio de Sue fue realmente RESTAURADO! Nunca habría creído que era posible si no hubiera sido parte de el y lo hubiera visto con mis propios ojos!! Después de vivir en otro estado durante cinco años, que sospechábamos (y una vez que estaba en casa se ​​enteró) estaba viviendo con otra mujer!! Sin embargo, este hombre regresó a su casa a pesar de que todo el mundo decía que era imposible. No sólo él volvió a casa, sino que han vivido felices para siempre!

Poco después de que se restauró el matrimonio de Sue, Dios empezó a traer a otras mujeres que llegaron a mi vida, y debido al éxito de mi relación con Sue, comencé el emparejamiento de estas mujeres juntas como compañeras de ánimo, ya que no había manera de que pudiera estar allí para todas las mujeres.


Cómo funciona nuestro programa de Compañera de Ánimo
 
Hemos tomado como patrón lo que el Señor hizo por mí, dando a las mujeres una Compañera de Ánimo, una vez que estamos seguros de que una mujer ha tenido tiempo suficiente para centrarse en el Señor y que ella no va a usar su Compañera de Ánimo simplemente para chatear o chismes o apoyarse. Tomó cerca de diecisiete meses yo sola, y para Sue, ella caminaba sola con el Señor durante casi 5 años!

Sin embargo, sabiendo lo que hemos aprendido desde las primeras Compañeras de Ánimo de mayo 1991, hemos sido capaces de acelerar enormemente el proceso, siempre y cuando las mujeres siguen su plan de tratamiento de la restauración y permanecen en su camino de restauración. Esto fue lo que hicimos antes era emparejar dos mujeres de ideas afines juntas, al igual que Sue y yo, pero ahora el Señor nos ha guiado en una dirección diferente.

Siempre animamos a las mujeres a "BD" (Buscar a Dios) por la sabiduría como lo hicimos Sue y yo. Mucho de lo que tú y tu Compañera de Ánimo necesitan saber y aprender está principalmente en la Biblia que se presenta en nuestros recursos (libros y videos). Sin embargo, cuando de usar y aplicarlos se necesita, cada una, por su cuenta, a BD para sabiduría !

Santiago 1:5 dice, “Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”

En lugar de ofrecer consejos, Compañeras de Ánimo no sólo buscan al Señor individualmente y en conjunto, ellas también están ahí levantándose la una a la otra, cuando una cae. Como dice la Palabra “Más valen dos que uno solo, Pues tienen mejor pago por su trabajo. Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; Pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!” --Eclesiastés 4:9-10

Y en lugar de hablar con cualquier otra persona, que se contagia fácilmente chismes y puede crear una situación peor en su matrimonio, su Compañera de Ánimo está allí como un oído atento, mientras que te anima, pero tu verdadero consuelo se encuentra solamente en tu cuarto de oración con el Dios de toda consolación.

2 Corintios 1:3-4 dice, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción, dándoles el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios.”