antes y después‎ > ‎

Casa Salmo 23

Este proyecto de vivienda para una pareja con dos hijas y un hijo, aprovecha las ruinas de una casa con más de cien años de antigüedad. Además de la propuesta de los clientes, hemos elaborado seis soluciones alternativas que satisfagan los deseos expresados durante las entrevistas previas con todos los miembros de la familia.

El proyecto se encuentra muy condicionado por la protección patrimonial de la parte central de la casa que obliga a conservar algunos huecos en fachada y a la localización de la cocina. La pendiente del terreno ocasiona que la planta baja tenga una fachada semienterrada. Las vistas al frente son espléndidas.

La familia establecía como una de las condiciones iniciales que el dormitorio principal estuviera en planta baja, sin embargo, hemos creído conveniente proponer tres alternativas que cumplen esa condición y tres que localizan dicho dormitorio en planta alta.

Ya antes de nuestro primer contacto, la familia había pensado en una solución para la vivienda, el PROYECTO DEL CLIENTE:

La primera propuesta que preparamos, el PROYECTO 1, es una adaptación a partir de la idea inicial de la familia, pero con algunas variaciones importantes: eliminación de la escalera de caracol, mayor integración de cocina y comedor, mejora del dormitorio pequeño de la planta baja, incorporación de un aseo más, ...

El PROYECTO 2 incorpora como principal novedad una galería en el paso entre estar y cocina-comedor para mejorar la iluminación en esa zona y para ampliar el dormitorio individual de la planta baja. Se añaden también cuartos de servicio anejos a la cocina.

La forma de la planta de la vivienda no puede variar debido a la protección patrimonial que le afecta, con la excepción del cuerpo en el que se localiza la cocina que sí puede ser ligeramente modificado en su forma. En este PROYECTO 3, apostamos por aumentar el frente de la pieza de la cocina para poder localizar el dormitorio individual en esa zona. Se incorpora en esta propuesta un vestíbulo para mejorar la calidad del acceso a la vivienda y se añade un cuarto de planchado más amplio que nos sirve para independizar cocina y comedor. En planta alta se obtienen dos dormitorios semejantes en cuanto a dimensiones.

El PROYECTO 4 propone subir el dormitorio principal a la planta alta y dejar los dormitorios de los hijos en la planta baja, con una zona reservada para las dos niñas que incluye un servicio. El cuarto de plancha se sitúa junto al comedor y conectado con este mediante una ventana. En planta alta, se independiza el vestidor del despacho y se sitúa el dormitorio en la zona más oscura de la planta.


La zona de las niñas se puede ampliar con un vestidor y aseo completo para ambas, a costa de reducir la dimensión de cada dormitorio-estudio. En planta alta el despacho ocupa una posición central, aprovechando al máximo la mejor vista de la casa. También se procuran vistas desde el aseo de la planta alta. Podría decirse que el PROYECTO 5 es una versión con algunas variaciones del anterior:


En la última alternativa presentada se introduce una variación en la organización de la cocina y comedor. El vestidor de las niñas se amplía e incorpora un tocador, los dormitorios tienden a reducirse y el espacio común a ambas se amplía, incluyendo también una bañera en el cuarto de aseo. El PROYECTO 6 añade una novedad en planta alta donde se sitúa el despacho de tal manera que podría se utilizado como un sexto dormitorio.


Comments