Denuncia‎ > ‎

Las Calerizas

En Julio de 1999, un incendio forestal arrasó entre 100 y 110 hectáreas de monte bajo y enebrales, entre los municipios de Torrelaguna y Torremocha
del Jarama; en el paraje conocido como Las Calerizas. (Ver noticia).
Hace aproximadamente 10 años, se llevó a cabo la ampliación del aeropuerto de Barajas. Fue tal el impacto sobre el río Jarama y la Red Natura 2000,
causado por las obras que, AENA destinó un presupuesto de 28.577.000 € para la ejecución de medidas compensatorias. En principio para recuperar la
margen derecha del río Jarama, la creación de un Centro de Recuperación de Fauna silvestre, restauración de humedales en la región, etc. (Ver noticia).
Seguramente la desviación del río Jarama, por la ampliación de Barajas, pasará a la historia como la mayor barbaridad ambiental cometida en la
Comunidad de Madrid en muchos años. La aliseda que allí vegetaba, en el límite meridional de su distribución madrileña es irremplazable. Y desde luego
instalar vegetación de ribera en un río madrileño es más barato y ecológicamente más eficaz que replantar un secarral en la comarca de Torrelaguna, sin
buenos criterios técnicos.
Una parte del dinero para compensación se destinó a la compra de terrenos en el municio de Torremocha del Jarama, terrenos afectados por el incendio
del año 1999, con la supuesta intención de restaurarlos (Ver noticia).
La Empresa TALHER S.A., participa como socio mayoritario en la ejecución de las medidas compensatorias (Ver noticia en su Web)
Los montes se encuentran en un avanzado estado de regeneración, como podemos ver en la siguiente imagen:

En esta foto de una ladera orientada al sur, que se quemó en el 99, vemos un romeral, Hábitat comunitario 4090. Junto al romero crecen coscojas,
encinas, espinos negros, retamas, espliego, acebuches, genistas, tomillos... y varios rodales de enebro (Juniperus oxycedrus sbp. badia),
hábitat comunitario 5210. El monte mediterráneo es el resultado de la interacción de este con el fuego, está adaptado para autoregenerarse sin la
"ayuda" del hombre, siempre y cuando lo fuegos no sean reitarados en cortos períodos de tiempo.

El Ministerio de Fomento, a través de AENA, según podemos leer en este cartel, ha gastado en la regeneración de estos montes la cantidad de
2.240 millones de las antiguas pesetas.

En la imagen que tenemos sobre este texto, podemos ver a la izquierda el monte quemado, donde no se ha intervenido. A la derecha, vemos como
ha quedado el mismo monte despues de la inversión millonaria que, ha salido de nuestros bolsillos.

Estos matorrales están sobre litosuelos de roca caliza. Han utilizado maquinaria pesada y han arado la roca, abriendo surcos de 50 cm. de profun-
didad, arrasando con toda la vegetación existente y dejando el suelo con un aspecto artificial que persisitirá cientos de años.



Donde no se ha arado, han segado con cadenas, arrasando toda la
vegetación existente, como si de un césped se tratara.
Se han arrancado cientos de enebros como el que vemos a la izquierda,
miles de matas de romero, espinos negros, encinas, coscojas, acebuches,
genistas, retamas...
Ha sido una actuación brutal que ha dejado un paisaje desolado, con un
suelo herido que tardará mucho tiempo en recuperarse, mucho mas que
después de un fuego.
Trece millones y medio de euros para esto y mientras tanto para la laguna
del aceite no hay dinero. Esta cantidad es más de la mitad del presupusto
para limpiarla.
Estas tierras antes del incendio estaban pobladas de enebrales. Lo lógico
en cualquier proceso de restauración, es devolver el monte a su estado
original.
Con esta cantidad de dinero se podrían haber dado muchos jornales, para
eliminar los restos secos quemados y se podrían haber realizado tareas selvícolas de mejora del matorral regenerado. El efecto sobre el monte hubiera
sido notablemente más positivo que la actuación efectuada. Nunca se deberían haber realizado trabajos con maquinaria pesada. Estas tareas con maquinaria
pesada solo son rentables para los señores que controlan las empresas constructoras y que tienen sus circuitos de financiación conectados con el
poder. Sin duda a estas gentes las tareas que realizan sobre el medio ambiente y sus efectos les importan un camueso

Han arrancado encinas de dos metros y medio para plantar encinas que pocos días después vemos secas, o quejigos como el de la derecha que
no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir en un medio que le es propicio al enebro, especie frugal que puede vivir en suelos rocosos y secos.
El quejigo necesita suelos desarrollados con buena capacidad de retención de agua, en esta localidad en solana, el litosuelo calizo apenas permite
una vegetación heliofila adaptada a condiciones de sequía como son el romeral con espino negro y con coscoja. Introducir frondosas en las solanas
es un auténtico dislate. El enebral como conífera, está adaptada a estas condiciones en las que las frondosas no pueden prosperar bien.



Han arrancado enebros de dos metros para plantar pinos que ya están secos.

Han arrancado acebuches de dos metros, para plantar pequeños olivos.

Tampocos e han librado las retamas.

Ni el espino negro.
Los espinos negros (Rhamnus gr lycioides) de la localidad deben ser respetados porque suponen un patrimonio genético singular de un grupo de taxones
muy parecidos y actualmente en estudio. En el momento actual no se conoce bien las distribuciones de las diferentes entidades morfológicas. Por este
motivo deberían estar protegidos.




La dimensión del destrozo es enorme. Notable la diferencia entre la zona restaurada a la derecha y la que no lo ha sido, a la izquierda.


Las dos imágenes anteriores, son del mismo sitio. En la que tenemos justo encima, he acercado los extremos para que se vea bien la diferencia
del resultado del trabajo de esta gran empresa. Vemos como el enebro está regenerando de forma natural, hasta que llegó TALHER S.A.
A la derecha vemos un pastizal dominado por Brachypodium retusum, hábitat prioritario 6220 que han eliminado a la izquierda.


Los montes que no ardieron, tampoco se libran. En las imágenes que tenemos sobre este texto, una zona de umbria, y con mejores condiciones de
suelo, podemos ver un salviar (Salvia lavandulifolia) con enebral en regeneración, y rápido crecimiento, entre los enebros tenemos un cerveral, pastizal
de Brachypodium retusum con una cobertura del 100%; pues no se les ha ocurrido otra cosa que plantar pinos, lo podemos apreciar en la foto.
En estas condiciones el pino crecerá rápidamente, pero no es el lugar más adecuado para él, en estas condiciones habría tenido más sentido plantar
las frondosas mediterráneas que han puesto en la solana.

En 2009, estos montes sufrieron la primera fase de restauración por compensación. En ese caso no araron el suelo, tampoco segaron. En la imagen
se aprecian perfectamente los agujeros, después de mas de 3 años. ¿Cuánto tardará en tener el monte un aspecto natural?


Visitamos la plantación de 2009 que fue un año bueno de lluvias, también lo fue 2010, 2011 sin ser bueno, no ha sido malo; las marras superan el 90%.
Si todo lo público se gestiona de este modo, nos espera la ruina. Estoy aterrado.

Comments