INTERCAMBIO ACADÉMICO DURANTE LA LICENCIATURA, PRIMER PASO PARA ESTUDIAR UN POSGRADO EN EL EXTRANJERO.

29 de Noviembre de 2014

En el marco del ciclo de pláticas “Diálogos con egresados” organizado de manera conjunta entre la Asociación de Egresados de la Facultad de Química (AEFQ), la Red Internacional IMIQ y la Sección Estudiantil del IMIQ de la Facultad de Química (SE-IMIQ-FQ), la la Dra. Verónica Aguilar compartió su experiencia de estudiar el posgrado en la Universidad de California, campus Davis.

Aprovechando la visita de la Dra. Aguilar a la Ciudad de México, Juan Antonio Rodríguez, presidente en curso de la SE-IMIQ de la Facultad de química, la entrevistó para conocer su trayectoria académica y profesional después de concluir sus estudios de licenciatura en Ingeniería Química. A continuación se presenta un extracto de la entrevista.

JAR: ¿Qué te hizo elegir Estados Unidos como tu destino para estudiar el doctorado?

VA: Hubo dos situaciones que fueron importantes para que yo decidiera escoger Estados Unidos como mi destino académico. La primera fue la oportunidad de hacer un intercambio académico durante los últimos semestres de la carrera, ya que a través de este pude estar inmersa por un corto tiempo en la vida estudiantil en ese país. Conocí la cultura, la forma de trabajar, además de familiarizarme con el uso del inglés. La segunda situación fue el tomar la decisión que si hacia el doctorado tendría que ser con un profesor que fuera reconocido en el campo de la ingeniería química, para mi sorpresa descubrí que Joe M. Smith, el autor de una de los libros más famosos "Introducción a la termodinámica en la Ingeniería Química" fue profesor en UC Davis. Para ese entonces él ya estaba retirado pero este hecho despertó mi interés en esta Universidad. Mi búsqueda llevo a conocer que hacían otros profesores en esa universidad y decidí que trabajar en el grupo del profesor Bruce Gates me daría la oportunidad de trabajar con un profesor establecido y reconocido a nivel mundial en el mundo de la catálisis heterogénea.

JAR: ¿Aparte de la Universidad de California contemplaste otra opción para estudiar?

VA: Definitivamente. Cuando alguien decide hacer un doctorado el proceso de admisión es largo y costoso, así que normalmente se debe de mandar solicitud a más de una Universidad. Yo mandé solicitudes a 5 Universidades, todas ellas en EU. Eso también aumenta las posibilidades de ser aceptado en más de una y poder escoger si se tiene una respuesta favorable, o el tener otras opciones si uno no es aceptado, ya que el proceso de admisión es muy competitivo, ya que al mandar una solicitud se está compitiendo no sólo con estudiantes americanos sino también con estudiantes de China, India, Japón, Corea, Europa y Latinoamérica.

Entrevista a la Dra. Verónica Aguilar



JAR: Para realizar tus estudios de postgrado, ¿fuiste becada por algún fondo nacional o extranjero?

VA: Si, tuve la oportunidad de ser becada a través del CONACyT. Sin embargo, esa no es la única forma de ser becado, muchas veces es posible conseguir becas directamente en las universidades, eso es algo que muchos estudiantes no saben y es bueno difundirlo, ya que si un profesor tiene presupuesto es posible ser becado directamente por la Universidad.

JAR: ¿Qué fue lo más difícil de tu estancia como estudiante de doctorado en la Universidad de California?

VA: La Universidad de California tiene un calendario trimestral para cada periodo, pero en realidad son sólo 10 semanas; adaptarme a este nuevo sistema fue lo más difícil para mí en un principio ya que estaba acostumbrada al sistema semestral. La cantidad de trabajo, exámenes, tarea, etc. es la misma que en un semestre así que son 10 semanas de trabajo muy intenso. Sin embargo, debido a que son pocas semanas y hay mucho que hacer, los profesores planean cada semana desde antes y todos los estudiantes saben cuándo hay que entregar cada tarea, examen y cualquier otra actividad desde el primer día de clases. Eso es algo que aprecié muchísimo dadas las circunstancias.

JAR: Haciendo un poco de contraste ¿Qué fue lo que más disfrutaste en esos momentos?

VA: Pienso que lo más interesante para mí fue el conocer personas de otras culturas y nacionalidades. El convivir y compartir tiempo dentro y fuera de clase con todo tipo de gente cambia la perspectiva que uno tiene de la vida, su propio país y en general del mundo entero. Otra cosa que disfrute mucho fue la cantidad de actividades extra curriculares que tuve la oportunidad de hacer, entre ellas el dar clases de química general a estudiantes de primer ingreso a licenciatura y aprender alemán. Tuve también la oportunidad de viajar a varios laboratorios de sincrotrón y realizar experimentos para mi trabajo de investigación.

JAR: ¿Qué recomendación o consejo le darías a los estudiantes que actualmente contemplan hacer posgrado en el extranjero, en específico en Estados Unidos?

VA: Yo les recomendaría comenzar a investigar con mucha anticipación que tipo de investigación les gustaría hacer y a que universidad les gustaría ir. Hablar con profesores en la Facultad que hayan estudiado en el extranjero y pedirles asesoría. Investigar a cada profesor en el que uno esté interesado, saber cuáles son sus publicaciones, e incluso escribirles a ellos o a sus estudiantes con cualquier pregunta que se tenga. La cultura americana es muy abierta y poco formal en este sentido lo cual abre una puerta para conocer e investigar mucho antes de tomar una decisión.

Por otra parte, el tener la oportunidad de realizar un intercambio durante la licenciatura fue decisivo, pues no sólo tuve la oportunidad de pulir el dominio del idioma inglés sino de estar un corto tiempo y usarlo como práctica para vivir en ese país y darme cuenta si eso era algo que yo quería hacer.

También es importante hablar con estudiantes y exalumnos que hayan estudiado recientemente en el extranjero ya que ellos tienen información fresca. Por último, les recomiendo tomar clases de inglés a lo largo de la carrera y practicarlo lo más posible. Parecería obvio, pero es muy diferente el tomar clases de inglés a vivir día con día con un idioma que no es el nuestro.

JAR: Sabemos que actualmente laboras en Intel ¿qué hubo entre el fin de tu doctorado y tu ingreso a esta renombrada compañía?

VA: Comencé mi proceso de búsqueda de empleo un año antes de la conclusión de mis estudios de doctorado. Tenía inquietudes ambivalentes acerca de la dirección que quería tomar en mi carrera, por un lado me interesaba la docencia pero por otro lado quería obtener experiencia en la industria. Así que me enfoque un poco en las dos, aunque a lo largo de un tiempo mi deseo por estar en la industria se fue definiendo. Durante este tiempo me entrevisté con varias compañías. Intel ofreció una sesión informativa acerca de las oportunidades para ingenieros que ellos tenían en el campus de UC Davis. Curiosamente, no me fue posible asistir debido a un experimento que estaba corriendo ese día en el laboratorio. Para mi sorpresa, esa misma noche la persona encargada de la sesión me llamo para ofrecerme una entrevista al día siguiente ya que aunque no había podido asistir, si había enviado mi CV. Esa fue mi primera entrevista, hubo otra más por teléfono y al final otra realizada en las instalaciones de Intel donde actualmente trabajo.

JAR: Normalmente uno imagina Ingenieros Químicos en plantas de procesos petroquímicos, o en cuestiones relacionadas con reacciones a macro escala, grandes tanques, etcétera pero ¿Qué hace una ingeniera química en la planta de una empresa de manufactura de microprocesadores?

VA: El proceso de manufactura de los procesadores para una computadora es en realidad un proceso químico. Por ejemplo, durante este procesos existen pasos de impresión por medio de litografía, cuyo proceso es similar al proceso de impresión y revelado fotográfico anterior a la fotografía digital. Hay pasos en el proceso en donde se tiene que remover alguna sustancia no deseada pero al mismo tiempo no dañar alguna otra estructura lo que implica el uso de químicos que reaccionen selectivamente. Por último, el desarrollo de nuevas tecnologías implica también el diseño y modificación del equipo para lograr objetivos específicos, se tiene que pensar en compatibilidad entre los materiales presentes en una máquina y las sustancias químicas. Así, que hay bastantes lugares en los cuales se necesita un ingeniero químico para resolver este tipo de problemas. Algo por lo que me encanta ser ingeniero químico es el hecho de que me ha dado la oportunidad de incursionar en campos totalmente diferentes, desde la química de polímeros, catálisis heterogénea y ahora el proceso de manufactura de procesadores de computadora.

JAR: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo en Intel?

VA: Cada día es diferente. Por ejemplo, hay días en los que trabajo en el laboratorio desarrollando alguna sustancia química, combinando varias y haciendo pruebas para su funcionamiento. Otro día, puedo estar en la fábrica investigando algún problema con una máquina que no funcione, a veces puede tratarse de un problema mecánico, un problema de software o tal vez de mantenimiento. En alguna otra ocasión me reúno con los contratistas que hacen nuestro equipo para indicar las modificaciones al equipo necesarias para un proceso en específico y discutimos opciones en conjunto que beneficien a ambas partes. También, tengo la oportunidad de entrenar a nuevos ingenieros, así que de alguna forma tengo un poco de docencia después de todo. Como veras es un trabajo muy dinámico y versátil, lo que es perfecto para mí porque no estoy siempre en el mismo lugar o haciendo el mismo trabajo.

JAR: Para terminar esta entrevista, nos gustaría que te imaginaras en este momento como cuando cursabas fenómenos de transporte, ingeniería de fluidos y demás materias en la Facultad de Química. ¿Cuáles hubieran sido las palabras que habrías querido escuchar por parte de una ingeniera exitosa para motivarte a seguir con tu desarrollo?

¡Persiste! ¡Pregunta! ¡Trabaja en equipo! Esa era mi voz interior, pero creo que el escucharlo de alguien que ya ha pasado por la situación en la que me encontraba hubiera sido alentador. Otra cosa que me hubiera gustado escuchar es acerca de la importancia del trabajo en equipo. Cuando se está en la carrera nos preocupamos mucho por sacar una buena calificación, pasar una materia y sobretodo por tener tiempo de cumplir con las múltiples obligaciones que tenemos como estudiantes, sin embargo más allá de lo que académicamente aprendí es a trabajar en equipo y a crear un círculo de compañeros y amigos. Esto es muy importante, ya que durante la vida laboral trabajamos con muchos tipos de personas, gracias a Dios tuve un excelente equipo de trabajo y ahora me doy cuenta lo valioso que era. Es importante también trabajar en nuestra relación con nuestros compañeros más allá de la competencia académica siendo generosos con nuestro tiempo y nuestras habilidades.

Semblanza de la Dra. Aguilar. Veronica Aguilar Guerrero estudió la preparatoria y licenciatura en la UNAM. Se graduó en el año del 2003 con una tesis experimental en la cual trabajó con síntesis de polímeros. Durante el último semestre de la carrera realizó un intercambio académico en la Universidad de California, campus Santa Bárbara donde cursó materias en ingeniería ambiental y cinética de reacción. Posteriormente en el 2003 comenzó sus estudios de posgrado en la Universidad de California, campus Davis, en donde obtuvo el grado de maestría y doctorado. Su trabajo de investigación fue en el área de síntesis y caracterización de catalizadores de oro para combustión de monóxido de carbono. Desde el 2009 la Dra. Aguilar trabaja como ingeniero de desarrollo de procesos para la compañía Intel.

Comments